Las certificaciones suelen asociarse a procesos engorrosos en los que se debe invertir mucho tiempo, además de vivir lo que puede llegar a parecer un calvario y para algunos, esto no está tan alejado de la realidad.
Entonces, ¿los que optan por una certificación, son masoquistas? … pues no. Esta mirada suele estar bastante sesgada.

En primer lugar, no considera la guía de un equipo experimentado que les ayude a navegar por dichas aguas de modo eficiente y seguro, sin ejecutar pasos innecesarios.

En segundo lugar, y aun más importante, las certificaciones nos ayudan a cerrar negocios.
Un cliente que busca una empresa certificada


0 Comments

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *